jueves, 20 de junio de 2013

La importancia de la forma del cuerpo en la belleza

Tener un cuerpo que atrae las miradas de todo el mundo puede ser maravilloso, pero evidentemente nunca será eterno. Por eso es fundamental aprender a sacarle el máximo partido al que tenemos. Y en ese sentido hay que destacar la importancia de la forma del cuerpo en la belleza.

Lo primero que deberíamos hacer es evitar enfrentarnos sola al espejo, y es que la experiencia nos dice que es muy difícil ser objetiva con una misma porque nos invaden los sentimientos y vemos todos esos microproblemas de nuestra figura que nadie ve.

Cuando nos hayamos decidido a dar el paso de conocer y descubrir nuestro cuerpo y su forma, conviene que llamemos a dos de nuestras mejores amigas para que nos ayuden en la tarea.

Para descubrir e identificar la forma del cuerpo y nuestras proporciones, vamos a necesitar un espejo de cuerpo entero, un lapiz de ojos o de labios que no usemos, una cinta métrica y dos palos de aproximadamente un metro de largo.

Para que podamos apreciar mejor los contornos de nuestro cuerpo conviene que nos vistamos de forma que facilitemos la labor, en ese sentido nada mejor que optar por ponernos una malla o un body.

Debemos colocarnos con la espalda pegada al espejo y con los pies juntos. Una de nuestras ayudantes dibujará en el espejo el contorno de nuestro cuerpo con el lápiz. Después deberemos obserbar la silueta marcada y definir cual es nuestra figura.

Ya que destacamos la importancia de la forma del cuerpo en la belleza, debemos saber que existen cinco modalidades diferentes en las que se puede agrupar todo el mundo, el triángulo, el rectángulo, el reloj de arena, la pera y la manzana.

En lo que respecta a la forma del cuerpo triángulo, se trata de un cuerpo atlético cuya silueta logilínea y angulosa a veces nos recuerda a un cuerpo masculino, con hombros bastante más anchos que las caderas. La cintura no está muy definida y suele tener poco pecho y el trasero plano.

La siguiente forma corporal sería la rectángulo, caracterizada por cuerpo atlético con líneas más rectas que angulosas. Las medidas de los hombros y la cadera están más compensadas. También suelen ser pecho y trasero poco prominente debido a la falta de redondeces.

La forma del cuerpo que responde a la denominación de reloj de arena, es un cuerpo bien proporcionado y con un buen equilibrio entre líneas angulosas y líneas suaves. Los hombros y las caderas están compensados y la cintura bien definida.

La forma de pera es aquella en la que los hombros son claramente más estrechos que las caderas. Puede ser de contornos suaves y rdondos, o angulosos de perfil plano. Las caderas son planas y los muslos redondeados, con todo el peso concentrado en esa parte del cuerpo.

Por último tenemos la forma de manzana, que se trata de un cuerpo de contornos suaves y redondos. Suele tener bastante pecho y la cintura tan ancha como la cadera. Aunque el tronco es redondo, en comparación, las piernas y los brazos pueden ser delgados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada