miércoles, 26 de junio de 2013

La práctica de la digitopuntura


Con los mismos principios que la acupuntura, la digitopuntura constituye una buena alternativa para aquellos que odian los pinchazos. Otra ventaja de esta terapia es que se puede aprender aplicada sobre uno mismo para tratar problemas de poca importancia.

Sin embargo hay que señalar que esta práctica resulta menos precisa y directa que las agujas empleadas en la acupuntura. Por lo tanto cuando optamos por ella, debemos saber en todo momento que sus resultados son menos espectaculares.

En esencia, esta práctica es una forma de acupuntura pero sin agujas. Del mismo modo que ésta estimula el chi, flujo de energía que atraviesa todo el cuerpo, si se aplica sobre los puntos correspondientes a los meridianos a través de la presión de los dedos de la mano.

La práctica de la digitopuntura requiere conocimientos sobre anatomía y medicina tradicional china. su principal desventaja es que no resulta fácil estimular los puntos más profundos utilizando únicamente la presión de los dedos.
Es por eso que no constituye una terapia tan efectiva como la acupuntura, aunque también hay que decir, en honor a la verdad, que en algunas personas esta terapia parece funcionar excepcionalmente bien.

Cualquiera puede aprender a emplear esta técnica para el alivio de problemas de poca importancia, como por ejemplo, cansancio, estreñimiento, dolor de cabeza y resfriados. 

Las enfermedades más graves y los problemas de salud que requieren tratamiento a largo plazo deben ser tratados por un terapeuta profesional.

La digitopuntura resulta muy recomendable para los pacientes que tienen fobia a las agujas y a quienes, en consecuencia, no les agrada la idea de la acupuntrua. Se puede aplicar a niños pequeños y bebés. Algunos acupuntores prefieren esta técnica para el tratamiento de embarazadas.

También es posible que el acupuntor prefiera usar esta técnica exenta de agujas en el tratamiento de personas mayores y pacientes con riesgo de infección en la piel, en especail si ésta presenta cortes o heridas.

Las sesiones suelen ser bastante breves, aunque es conveniente repetirlas varias veces al día, y pueden durar desde unos cuantos minutos hasta una hora, en el caso de los adultos, minetras que treinta segundos pueden ser suficientes para un bebé.

La mayoría de los puntos sobre los que actúa la digitopuntura se encuentran entre dos huesos, músculos o tendones y, con frecuencia, en muescas naturales. Cada uno posee un nombre y un número dependiendo del meridiano y del órgano.

La dirección del flujo del chi puede determinarse a través de la numeración, ya que fluye desde el punto uno hasta el número más alto. La presión por lo general se aplica en la dirección del flujo, aunque ocasionalmente se puede aplicar en la dirección contraria.

Por último, la presión profunda con los pulgares suele ser el medio más efectivo para estimular los puntos estratégicos, aunque algunas personas responden a un contacto más superficial. Se pueden realizar pequeñas rotaciones con el dedo para implusar el flujo de chi a través de los meridianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada