domingo, 30 de junio de 2013

Alimentación para el cuidado de la piel


Cuando hablamos de vida saludable hablamos del cuidado de nuestro cuerpo y de nuestra mente y cuando hablamos del cuidado de nuestro cuerpo, uno de los aspectos a tener en cuenta es el cuidado de la piel y el mantenerla de forma saludable.

Y aunque cuando hablamos del cuidado de la piel solemos pensar inmediatamente en tratamientos de tipo estético, lo cierto es que también a través de la alimentación podemos conseguir mantener nuestra piel en el mejor estado posible.

Y es que la mala alimentación, los malos hábitos y otros factores como pueden ser el sedentarismo, el clima y la poca hidratación son esenciales para que nuestra piel no esté en el mejor estado y refleje más años de los que en realidad tiene.

Así que a la hora de ponerse manos a la obra en el cuidado de la piel, tenemos que tener en cuenta aspectos generales como pueden ser evitar la prolongada exposición al sol y tomar la suficiente cantidad de agua, al menos litro y medio al día.
Además otros hábitos como el del consumo de cigarrillos o el correspondiente al consumo del alcohol, así como el sedentarismo y la nula realización de ejercicio físico afectan de manera importante al aspecto de nuestra piel.

Y uno de los pilares básicos en el cuidado de la piel es la alimentación, en este sentido existen una serie de nutrientes que incluidos convenientemente en nuestra dieta conseguiremos que nuestra piel luzca radiante y envidiable.

El primero de estos nutrientes es el B-caroteno, fuente de vitamina A y del pigmento vegetal carotenoide. Este nutriente se presenta principalmente en alimentos como el tomate y todos los productos derivados de él.

También alimentos como las frutas, las verduras anaranjadas o amarillas, las verduras de hojas verdes, el hígado y los lácteos se configuran como potenciales proporcionadores de carotenoides e ideales para un correcto cuidado de la piel.

El segundo de los nutrientes es la vitamina B6. Este nutriente está presente en alimentos proteicos, como pueden ser el pescado azul, los frutos secos, las carnes magras, el huevo, las pasas, las alubias, los cereales integrales o el aguacate.

En cuanto a la vitamina E es también un nutriente a tener en cuenta en el cuidado de la piel y lo vamos a encontrar, de forma general, en alimentos de origen vegetal como los frutos secos, los aceites vegetales, verduras de hoja verde, etc.

En una dieta con el objetivo de que sea efectiva para el cuidado de la piel no puede faltar el colágeno y éste nos lo va a proporcionar la vitamina C. Así que deberemos incluir en nuestra alimentación los cítricos, fresas, pimientos, col y tomates.

Para finalizar dos son los nutrientes que completan esta relación que deberemos tener especialmente en cuenta para el cuidado de la piel, se trata del cobre, presente en carnes y verduras secas, entre otros, y el selenio, presente en cereales, carnes, huevos, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada