sábado, 3 de agosto de 2013

Arreglar tus cabellos después del gimnasio


Sales a darlo todo al gimnasio, cuando de repente te suena el teléfono: aquel chico que hace semanas estás intentando ligar te invita a salir o tu mejor amiga necesita tu apoyo después de un duro difícil en la oficina.

 Muchas veces, los eventos surgen cuando menos esperamos y aparecer a una cita con el pelo sudado de una dura sesión de musculación no ofrecerá una buena imagen e ti.

Las colas de caballo son esenciales para mantener el sudor en la parte posterior de tu cuello, evitando que se distribuyan por todo el pelo. 

Las bandas también son geniales para mantener el sudor obediente y no sentir que las mechas se quedan pegadas en tu frente y toda cara.

Un ítem básico en tu neceser, sobre todo si eres una adicta a los ejercicios físicos, es un champú a seco.

Casi todas las marcas ofrecen este tipo de producto, capaz de arrastrar la suciedad más resaltante y devolver a tu pelo algo de brillo, perdido con el acumulo de vestigios de polución y demás.

Si solo puede ir por la mañana al gimnasio y tienes algo de tiempo para ducharte, recomiendo un champú ligero, un acondicionador y un finalizador potente. 

Si tienes el pelo graso o muy fino, cuidado con las cantidades, ya que puedes conseguir un aspecto grasiento, en vez de limpio. Para los pelos rizados, nada mejor que una ducha y un acondicionador sin enjagüe.

Si te has olvidado tus productos de belleza, puedes usar los del propio gimnasio. Normalmente lo único que encontrarás es gel de ducha y un poco de laca. Pues optar no lavar el pelo y arreglar un poco los cabellos con un spray rápido de laca, para ponerlo en un sitio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada