lunes, 12 de agosto de 2013

Cómo hacer una salsa rosa ligera y apta para dieta


Una salsa para pastas y otras comidas light

La salsa rosa en su modalidad caliente va perfecta para acompañar platos de todo tipo. Si quieres incluirla en tu dieta para perder peso, no tienes por qué tener miedo, ya que esta versión es completamente ligera y no pondrá en riesgo tu régimen. Pruébala y verás.

La salsa rosa es una de las más tradicionales que existen, ya sea en su versión fría como en su modalidad caliente. La primera ella se hace partiendo de una base de mayonesa, mezclada con zumo de naranja, alguna bebida alcohólica fuerte (suele ser whisky o brandy) y también, por supuesto, la salsa de tomates o el ketchup; es genial para acompañar mariscos, palmitos, aguacate y un gran número de platos. Pero no es la que se presentará a continuación, ya que es muy calórica y esa no es justamente la idea de las recetas de este blog.

La salsa rosa que te enseñaré a preparar hoy es caliente, completamente light y es perfecta para acompañar platos de toda clase. Puede ir bien tanto con una pechuga de pollo grillada como con un buen plato de espaguetis. No debes preocuparte porque su preparación es reducida en grasas y calorías. Por ende, la podrás comer sin ningún tipo de problemas. Sigue los pasos y la tendrás en tu mesa.

Datos de la receta:

Rinde: 3 porciones
Dificultad: Fácil
Tiempo: 30-40 minutos
Información nutricional:

Calorías por porción: 50

Ingredientes:

Tres tomates maduros
Una cebolla
Un diente de ajo
Una cucharada de salsa de soya
Una ramita de tomillo
Tres cucharadas de queso blanco untable 0%
Un chorrito de aceite de oliva
Sal y pimienta

Preparación:

En una cacerola con agua hirviendo pela los tomates, haciéndole una cruz con un cuchillo en dos de sus extremos, sumergiéndolos en el líquido y luego pelándolos bajo el grifo
Pica los tomates finamente. Ralla la cebolla y machaca el diente de ajo.

Pon a cocinar en crudo, sin aceite ni nada, los tomates, la cebolla, el ajo, la ramita de tomillo y la salsa de soya. Cocina durante aproximadamente 20 minutos, media hora.

Una vez que hayas apagado el fuego, retira la ramita de tomillo, corrige de sal y pimienta y añade el queso 0%. Mezcla bien.

Ahora sí, tendrás esta salsa rosa lista para ser usada sin ningún tipo de problemas.
Puedes reemplazar el queso 0% por un poco de salsa bechamel, preparado en versión light, por supuesto.

¿En qué puedo usar esta salsa rosa?

Para acompañar un plato de pasta, con una pechuga de pollo, para un pescado de sabor suave hecho al horno o al plancha. También puede oficiar de salsa para un arroz, como también para unos vegetales al vapor. De todas formas, creo yo, es con las pastas con lo que mejor funciona. Siempre y cuando las comas con moderación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada