jueves, 22 de agosto de 2013

Renueva tu mirada


Una mirada fresca y renovada puede quitarnos varios años de encima. Por eso, en el siguiente artículo te entregamos los mejores consejos para que luzcas radiante con una mirada perfecta. No te los pierdas.

Nuestra mirada sufre de tres grandes amenazas: las arrugas, las bolsas y las ojeras. Estas ingratas pueden presentarse por separado o lo que es peor, todas al mismo tiempo, haciéndonos parecer cansadas y sin vida.

Pero la piel del contorno de los ojos es muy delicada, por lo que no es llegar y aplicar cualquier tratamiento para reducir estos problemas. Sin embargo, no por eso debemos despreocuparnos y dejar que las antiestéticas arrugas, bolsas y ojeras hagan de las suyas con nuestra mirada. A continuación te presentamos las soluciones para cada uno de estos problemas.

Las arrugas

Las arrugas no son nada más que las líneas o marcas de nuestras expresiones, por ello, aquellas personas que son muy expresivas y que gesticulan más cuando hablan, son más propensas a presentar arrugas antes de tiempo.

En los ojos, las líneas de expresión que aparecen se conocen como patas de gallo y son las típicas arruguitas que salen del extremo del ojo. Pero hay otras arrugas que también invaden el contorno de los ojos y son las que aparecen en el párpado inferior. Esto se debe a que esa piel es muy delgada y presenta poco colágeno y elastina, lo cual la deja más propensa a ceder.

La solución para este problema sin pasar por el pabellón es el botox. La toxina botulínica es un relajante que actúa sobre los músculos, paralizándolos temporalmente y así disimulando las arrugas. El botox puede aplicarlo tu dermatólogo en la misma consulta y no requiere de cuidados antes ni después.

Las bolsas

Con los años, la microcirculación sanguínea y linfática se hacen más lentas, lo cual afecta directamente a la zona del contorno de ojos, donde se comienza a retener líquido, produciéndose hinchazón de los tejidos y finalmente bolsas.

Una forma de tratar y evitar este problema es aplicarse todas las noches una loción para el contorno de ojos ligera, de preferencia en textura gel, que contenga activos descongestionantes y drenantes. El producto debe aplicarse en muy poca cantidad y ejerciendo pequeños golpecitos con la yema de los dedos, desde el lagrimal hacia el extremo exterior del ojo.

Las bolsas también se producen por falta de sueño, por el consumo excesivo de sal y por el tabaco y el alcohol, por lo que también ayuda evitar estos hábitos.

En otros casos, existe un exceso de grasa en esta zona, lo cual produce las bolsas. Aquí la única solución eficaz es el tratamiento con láser o bien, una intervención quirúrgica que elimine estos depósitos de grasa.

Las ojeras

Las ojeras son machas marrones, moradas o azuladas, que se localizan normalmente en el párpado inferior del ojo, dando un aire de cansancio a la mirada y envejeciendo nuestro aspecto. Las ojeras pueden aparecer por un exceso de pigmentación o bien, por una congestión vascular debido a un sistema circulatorio demasiado lento.

La falta de sueño, el estrés y el cansancio, también son causantes de ojeras. El maquillaje puede ayudar a disimularlas en gran parte, pero una solución más radical se obtiene realizando un relleno de ácido hialurónico en la zona afectada.

Esto frena la flacidez y además disminuye el aspecto hundido y oscuro de las ojeras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada