domingo, 15 de septiembre de 2013

Claves para conseguir serenidad


En nuestro último artículo ya estuvimos viendo algún aspecto importante de la salud, aspecto al que, en muchas ocasiones, no le prestamos la atención debida, sobretodo teniendo en cuenta la importancia que, finalmente, tienen en una buena salud. Hablamos de la salud emocional y hoy veremos claves para conseguir serenidad.

Es posible que en muchos momentos de nuestra vida nos notemos irritados y sintamos que no encontramos las fuerzas necesarias para enfrentarnos a las cosas. Probablemente en la serenidad estribe buena parte de la solución a estos problemas y un camino para disfrutar más de la vida y recuperar nuestro equilibrio emocional.

Encontrar el equilibrio emocional y la paz interior pasa, obligatoriamente, por aceptarnos a nosotros mismos tal y como somos y aceptar que los demás también son como son. Comprender la realidad para aceptarla y vivir en paz, con nosotros mismos y con los demás.

Dentro de las claves para conseguir serenidad encontramos, por tanto, un primer aspecto fundamental que no es otro que la aceptación de nosotros mismos. El equilibrio interior suele desmoronarse ante estados de ánimo que reflejan irritabilidad, rencor, frustración o confusión.

Todos esos escenarios emocionales distorsionan nuestra imagen de la realidad que nos rodea, empezando por la más próxima, nosotros mismos. Debemos aprender a aceptar que no somos perfectos, que tenemos errores y que lo importante es detectarlos y tratar de corregirlos, no fustigarse ni agobiarse porque existen.

Ése es el primer paso para ver la vida con sosiego y calma, y este primer paso nos va a ayudar de manera significativa en dos aspectos fundamentales. En primer lugar nos ayudará a tomar mejores decisiones, mientras que en segundo lugar conseguiremos controlar nuestra impulsividad.

El segundo paso tiene que ver con la toma de conciencia de algo que, en multitud de ocasiones, se convierte en un error común en muchas personas, error que les hace imposible llevar una vida plena y feliz. Se trata de tomar consciencia de lo innecesario de reafirmarse uno mismo a través de los demás.

Tenemos que tener clara una idea principal, en este sentido, dentro de las claves para conseguir serenidad y esa idea es que, por mucho que quisieramos intentarlo, no podemos conseguir gustarle a todo el mundo,  eso es algo que nadie ha logrado jamás.

Además si dejamos de centrar nuestra felicidad en como nos ven o nos perciben los demás estamos más cerca de conseguir otro aspecto muy positivo para nuestro equilibrio emocional, ese aspecto no es otro que evitar culpar a los demás de todo aquello que percibimos como negativo en nuestras vidas.

En demasiadas ocasiones caemos en la tentación de reprochar a los demás que nuestro estado de ánimo se ha alterado por su culpa, pero si miramos en nuestro interior nos damos cuenta de que eso no es cierto en absoluto. Somos nosotros quienes no aceptamos cómo son los demás.

Dentro de las claves para conseguir serenidad tenemos que tener claro que aquellos que nos rodean tienen limitaciones y es difícil que cumplan en todo momento nuestras expectativas. De esta forma evitaremos el señalarles como culpables de nuestros desequilibrios emocionales.

Así debemos tener claro, por último, que más que intentar moldear a los demás, cambiar la realidad para que encaje en nuestros gustos en una batalla imposible de ganar, lo mejor es comprender que demasiadas veces nos enfrascamos en pequeños detalles que no nos gustan y perdemos el equilibrio interior que tanto ansiamos conseguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada