sábado, 28 de septiembre de 2013

Los cuatro pasos necesarios para mantener limpia tu piel

Aunque muchas creíamos que las espinillas y los puntos negros iban a desaparecer con el fin de la adolescencia, la verdad es que se trata un problema dérmico bastante molesto y muy común en todas las etapas de la vida.

Si quieres acabar con el acné y mantener tu cutis limpio, es importante que tengas muy en cuenta la higiene de la piel de la cara y las zonas afectadas. En el mercado existen diferentes productos de belleza que puedes utilizar como rutina diaria. De hecho, tu piel necesita que diariamente sigas cuatro pasos básicos, por la mañana y por la noche, para mantenerla limpia de purezas. Te los explicamos a continuación.

Limpiar

En primer lugar deberás limpiar la piel con una limpiadora que sea específica para tu tipo de piel. Es recomendable utilizar siempre agua templada para retirar el producto, ya que el agua demasiado caliente o fría puede dañar tu piel.

Tonificar

En segundo lugar es muy importante que te utilices un tónico para retirar el resto de suciedad del rostro.

Exfoliar

El tercer paso básico es el de exfoliar la cara, siempre utilizando un exfoliante diario, que es mucho menos agresivo y corrosivo para la piel de la cara. A continuación deberás aplicar un serum, que te ayudará a proporcionar el factor de protección y las vitaminas que sean necesarios. Eso sí, es más recomendable para pieles maduras.

Hidratar

Por último, es importantísimo que te apliques una hidratante que proporcione el agua necesaria al rostro. En el caso de chicas adolescentes o mujeres menores de 25 años, en lugar del serum es mejor aplicar una crema hidratante con factor de protección, ya que el serum puede ser muy denso para este tipo de pieles tan jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada